Goza con los premios Deslengua2 a lo mejor de 2019

Producción:
Por unas pocas horas todas las expresiones culturales peruanas se fundieron en una sola durante la inauguración y la clausura de los Panamericanos. Lamentablemente, durante y después de los Panamericanos seguimos siendo el mismo país machista, clasista, racista, capacitista, xenófobo, homofóbico, misógino y etcétera de toda la vida.

Dirección:
El documental del taita Velasco dirigida por el rojete Gonzalo Benavente se llevó todos los honores y, con eso, el derecho de expropiar el premio al resto de participantes, «La revolución y la tierra» (que humildemente rebautizamos como ‘La devolución de la tierra’) rompió todos los récords de asistencia de un docu cinematográfico, hasta Karina Calmet debe haber ido a verla.

Guion:
Al gordo CSM tenemos que reconocerle que nadie, ni el más entusiasta de sus enemigos, de esos que siempre quisieron verlo muerto, se pudo imaginar que Alan se pasaría de vueltas de cobarde y se pegaría un tiro para que la justicia no lo haga pagar por todos sus delitos. Aquí en Deslengua2 le deseamos de todo corazón que sufra las peores torturas en el infierno per sécula seculorum amén.

Fotografía:
Al fotógrafo de la PCM le deben pagar las horas extras más caras del Perú por tener que apersonarse a Palacio a tomar fotografías como loco cada vez que renuncia o renuncian a un ministro o ministra.

Publicación:
Es ooooobvioooo que a nuestro semanario, que primero fue quincenario, luego diario, antes en papel, después en digital, primero con 8 hojitas, ahora con bastantes, en fin, la cosa es que está paja porque nosotros lo hacemos y encima es más barato que que El Trome, si quieres suscribirte: https://www.deslengua2.pe/suscribete/

Canción original:
Esta sí es en serio. El feminismo latinoamericano nos dejó un himno que ojalá no sea necesario repetir una y otra vez en el corto plazo. Por lo pronto, solo en 2019 tuvimos 170 feminicidios. Y aún no se acaba el año. Así que, mientras tanto, que se siga repitiendo: “Y la culpa no era mía / ni dónde estaba ni cómo vestía; ¡el violador eres tú!”

Banda sonora:
De la Dancourt a Yahaira, pasando por Zaperoko y You Salsa, este año se caracterizó musicalmente por los covers de los covers de los covers de los covers de canciones que estuvieron de moda hace más de 30 años y eran covers. Cumbia la de mis tiempos, CSM.

Actor principal:
El cono de tránsito. Realmente una aparición mediática que nos dejó por igual risas y una sensación de justicia que hace tiempo no teníamos.

Actriz principal:
En este rubro, la “prisión preventiva” estuvo de moda y nadie se salvó de ella aunque, dependiendo de ciertos factores (la mayoría truchos, como la supuesta mala salud de PPK), su hermana menor “prisión domiciliaria” le discutió un poco de protagonismo. Nada grave.

Actor secundario:
Mark Vito, por su huelga de hambre que no sirvió para nada pero nos dio harta idea para memes.

Actriz secundaria:
Mercedes Aráoz hizo una breve pero insignificante (?) aparición como la primera presidenta de nuestra historia. Nada que ver con su protagónico en la masacre del baguazo, evento en el cual las muertes fueron responsabilidad suya directa.

Efectos especiales:
Alberto Fujimori es el maestro de los efectos especiales: un día se está muriendo con un cáncer de lengua terminal y al día siguiente está dirigiendo por teléfono el partido político que la inútil de su hija terminó desbaratando y mandando al abismo del cierre congresal.

Maquillaje:
No solo el maquillaje sino la reencauchada del año se la hizo Chibolín Hurtado, ahora que le dio por candidatear a las presidenciales del 2021. Pero va a necesitar mucho más maquillaje para que pasen piolas sus denuncias por desacato a la autoridad, estafa, secuestro y proxenetismo.

COMENTA Y RAJA A CONTINUACIÓN:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.