Maki Miró Quesadilla renunció a Perú21 y nosotros tenemos la carta:

Lettre de démission de Maki Miró Quesadilla a Perú Twenty One

Lima, from my living room
Avril 1 of 2020

Messieurs Perú 21
Atención: A quien le caiga el guante

¡Hola, Chichi! ¿Cómo te va? Imagggino que hasta las websss, porque ajjjj, debe ser horrible tener que trabajjjjar en circunstancias como estas. En general, debe ser horrible tener que trabajjjjar, ¿no? En fin, ma cherrí, te escribo para contarte que ayer, mientras me zampaba la tercera botella al hilo de champaña vienesa hecha con espuma natural de las lagunas del Tirol, alussssscina, y entre que le cambiaba el pañal a mi marido porque ¿ya te conté que la HdP de mi empleada me cagó el lockdown largándose a su cerro, no? Ya, pues de pronto me vino así, de golpe, como cuando estás híper híper drunk, ¿manyas?, y te peinas una blanca y UAAAUUU PALA QUÉ MOJTRO ALUSSSSSCINA… ya, pues, how can I explain you, cholita, que me iluminé como la Tour Eiffel au Nouvel An, y me dije “ay, ya que my sense of jiúmour no es comprendido por los marggginales que leen tu pasquín, o sea, mejor ya corto la toxic relationship, ¿manyas?, y me quito. O sea, I quite. O sea: Ay Cuít. O sea, o ssea, osssea… agggg, pues. Nunca mi nombre ha estado en boca de tanto cholo desde aquella vez que me pasé de voltarén de hachís con Toño Cisneros y terminamos bailando Can-Can tolacas cuerpo a cuerpo en la Plaza San Martín para un grupo de bricheritos que nos lanzaba monedas. Oh, my dear, quelle nostalgié.

Bueno, lo que trato de decirte con mucho tacto, Chichi, es que la wada que diriges me chupa la teta izquierda (que es la menos sensible desde que me la mordió mon époux y me dejó el cassette atascado en el pezón). Sobre lo que me deben, ma cherrí, te lo regalo como en los viejos tiempos en que trabajabas trapeando mi tríplex de Manuel Dasso, para que te compres un vestido de marca, hija, que la última vez que saliste en televisión parecías un colásh de camisas de Augusto Ferrando.

Iba a decirte que le des mis saludos a toda la family Miró Quesadilla, pero verdad que ellos no se juntan con chulíos, así que nada, hija, me despido porque Marie Le Pen me está esperando para chatear mientras chupamos un Macallan Fine Rare Collection 1926 más un blíster de Xánax para sobrellevar el lockdown. Besitos a Gilberto Hume… uy, chucha, I beg your pardon; I mean Alfredo Torres. Disculpa, es que para mí todos los cholos con plata son el mismo serrano con otro chullo. Ya, listo. Arreguá, chata.

Atte.:
Maki

COMENTA Y RAJA A CONTINUACIÓN: