No soy la muerte, la muerte soy

Hola, soy Caravelio: tu próximo presidente y salvador. Soy el antihéroe que nunca pediste pero que siempre has necesitado. Después de conocerme, te harás adicto a mis mentiras y dependiente de mis promesas. Tengo las mejores intenciones pero el más profundo desconocimiento. Soy el mejor de los peores y prometo ser la mejor de tus malas decisiones.

Gobernaré beneficiando a los míos, por eso, únete a mí. Conmigo la plata no llegará sola, se irá acompañada. Te hablaré confuso y claro al mismo tiempo. Tu y yo seremos uno y con total consentimiento, claro, consentimiento de mi parte y con sentimiento del tuyo. En la política ya hay mucho vivo, mejor, elige a un muerto.

Cuando sea presidente, crearé el Tren del Mañana, donde todos los peruanos podremos viajar en el tiempo y el espacio. Podremos hacer viajes de pesca al pasado: visitaremos a Kenyi con su papá, mientras el GEIN capturaba a Abimael Guzmán; así mismo, podremos transportarnos al futuro, donde el 90% de peruanos migren a Venezuela y nos traten con la misma xenofobia con la que los tratamos a ellos, todo como consecuencia de mi mal gobierno.

No me detendré hasta que promesas como la Universidad Nacional Mayor de Memes, el Instituto Geofísico de Superación del Ex o el Museo Para Disolver la Memoria sean una realidad.

Queridos caravelovers: no leer tiene consecuencias negativas, por eso yo no leo. Sean bienvenidos a esta humilde trepanación, sin anestesia, pero con mucha dosis de negligencia. Se despide este, su difunto servidor.

Pd.: Dejo este texto como muestra de desprecio a mis adversarios.

COMENTA Y RAJA A CONTINUACIÓN:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.